thms@trihalometanos.com
Inicio | Cloración | Riesgo para la salud | Legislación | Prevención | Filtros | Osmosis | Destiladoras
Estás en: Prevención
Prevención

Los tratamientos más utilizados para la higienización del agua son la cloración y la ozonización. La cloración es la que se usa en la mayoría de los países debido sobre todo al bajo coste del hipoclorito y a su enorme eficacia, ya que asegura una adecuada desinfección del agua de consumo. En Europa, todos los países mediterráneos y el Reino Unido emplean el gas cloro de forma generalizada, mientras que los países nórdicos y Alemania rechazan el aroma y sabor a potabilizante que le confiere el cloro, empleando otros productos.

Los trihalometanos, son compuestos volátiles que pueden incorporarse al cuerpo humano por ingestión al consumir agua del grifo, por inhalación de los vapores liberados en las duchas o por adsorción dérmica durante el baño o la ducha.

Por ello la mejor forma de prevenir sus posibles efectos en nuestro organismo es eliminarlos directamente de las aguas que empleamos. En este sentido debemos diferenciar el agua de boca (o ingesta) del agua de la ducha o baño.

Básicamente existen tres tecnologías para eliminar domésticamente estos compuestos del agua de beber y cocinar de forma sencilla, pudiendo encontrar información más detallada en AGUAPUR.

- Filtros de carbón activo
- Ósmosis Inversa
- Depuración al vapor o destilación

Respecto a la eliminación de los trihalometanos del agua de ducha o baño, la solución más económica, sencilla y eficaz es proveernos de un simple filtro de ducha. Puede obtener más información en AGUAPUR.